Lunes, 12 Mayo 2014 00:00

Falleció Jacinto Convit, héroe de la medicina pública

 
Valora este artículo
(1 Voto)

Convit fue distinguido con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, por su labor en los campos de la medicina y el área científica en 1987, y un año después fue nominado para el Nobel de Medicina.

  “En medio de una batalla campal no se puede construir una nación. Las naciones se hacen cuando se complementan todos y se ponen de acuerdo”. Reflexiones: Creo en la juventud. 2 de agosto de 2010  

Caracas.- Jacinto Convit, el médico venezolano creador de la vacuna contra la lepra e investigador de la leishmaniasis y el mal de Chagas, falleció este lunes por la mañana en Caracas a los 100 años, informó su familia en un comunicado.

Convit, graduado en 1938 como doctor en Ciencias Médicas en la Universidad Central de Venezuela (UCV), recibió en 1987 el premio Príncipe de Asturias “por sus contribuciones al conocimiento de importantes enfermedades infecciosas y parasitarias, especialmente la inmunopatología de la lepra”, señala el reconocimiento.

Esa obra fue considerada además para su nominación al premio Nobel de Medicina de 1988.

Más tarde, en 2002, la Organización Panamericana de la Salud, en Washington, lo designó “Héroe de la Salud Pública” y en Francia, en 2011, fue galardonado con la Orden de la Legión de Honor Nacional.

A pesar de sus 100 años, Convit llevaba tres lustros al frente de una investigación para dar con la cura del cáncer, una enfermedad “que me quita el sueño”, aseguró en 2013 con la aspiración de ver los resultados en vida.

La trayectoria de este venezolano dedicado a la investigación “transcurrió activamente por más de setenta y cinco años (...) atraído por las condiciones médicas de los pacientes en regiones remotas de Venezuela y posteriormente entre los pueblos indígenas de la selva amazónica (estado Bolívar, sur) y el Delta del río Orinoco (sureste)”, explica el comunicado de su familia.

Vocación de servicio

  “Te agradezco (Venezuela) el haber sido formado en tu seno y el haber entendido en mi tránsito en la vida asentado en ti, que es el trabajo compartido en equipo, consciente y sostenido es el más fructífero”.
Reflexiones: Mi Querida Venezuela
2007
 

La medicina “no es una profesión para dedicarse a producir dinero”, dijo alguna vez el científico venezolano. “El que abraza esta profesión, tiene que tener un convencimiento profundo de que es un servidor público, en todo sentido”, concluyó, según la nota familiar.

Sus aportes a la investigación médica cruzaron las fronteras y llegaron a institutos de salud y universidades de Estados Unidos, Europa y América Latina.

El galeno, de padres españoles, nació en septiembre de 1913 y vivió desde entonces en Caracas, donde se casó con la italiana Rafaela Marotta en 1946, con quien tuvo cuatro hijos, dos de ellos dedicados a la medicina.

En 2002, la Organización Panamericana de la Salud, de la Organización Mundial de la Salud, lo nombró Héroe de la Salud Pública. (AFP/DPA)

___________________________________________________________________________________________

El alma de la leprosería de Cabo Blanco

  “No hay nada como luchar por el bienestar del hombre. El ser humano necesita sentirse respetado, tener autonomía y poder participar de forma activa en todas las actividades que lo rodean. Cuando las personas sienten que tienen voz y voto en su propia vida, están más felices”.  

Desde su incorporación al leprocomio de Cabo Blanco, centro de salud donde aislaban a los afectados por la lepra, a principios del siglo XX, Jacinto Convit desarrolla una actividad evidente junto con un grupo de estudiantes de medicina y algunos profesionales: un clínico y un farmacéutico, ambos de origen polaco. Más adelante, junto a investigadores internacionales, sientan las bases para la posterior poliquimioterapia aplicada por la Organización Mundial de la Salud como tratamiento convencional para la lepra.

Cabo Blanco -relato una vez Convit- era una inmensa casona, hecha en 1906, en el gobierno de Cipriano Castro, donde había mil 200 pacientes recluidos.

“No sé qué era más impresionante si la enfermedad en sí o el rostro de dolor de aquellos seres. La lepra no tenía cura. A la gente la cazaban en la calle. Nadie se preguntaba qué pasaría con el alma de aquellas personas, con sus familias. Los hospitalizaban tan sólo por sospechar que padecían la enfermedad. Se tapaban los espejos, como si el reflejo del mal fuese a contaminar hasta las sombras. Era un desastre”.

En 1990, Convit escribía que su permanencia en Cabo Blanco fue enriquecedora en el plano personal y profesional. “Aprendí a cuidar a los pacientes desempeñando labores de médico, juez, odontólogo y consejero, que sirvieron ampliamente para enriquecer mi conocimiento sobre la enfermedad y profundizar sobre el aspecto humano de los enfermos”.

Cabo Blanco pasó de ser un sitio lúgubre para ser -durante siete años- otra universidad para Convit. Una que le habría de mostrar que la esencia de la medicina más que la ciencia debía ser lo humanista. “Un médico es un ser que se debe al otro. Humanista no es estudiar literatura, ni latín ni griego, humanista es saber lo que la persona tiene y poderse poner en su lugar. Tener un concepto global”.

Después, en 1938, entró como médico residente a la leprosería. De ese período, recuerda gratamente la especie de cofradía que formó con ochos jóvenes residentes quienes -con más ilusión que malicia-pensaban que la leprosería “era como una cárcel que había que destruir”. (Con información de jacintoconvit.com)

Visto 3449 veces Modificado por última vez en Jueves, 16 Noviembre 2017 10:09

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Medios

Desde Bogotá, Luisa Ortega basó sus acusaciones en el caso Odebrecht. "Las obras nunca fueron terminadas ni evaluadas, son un monu...

Suizajustifica medidas "a causa de las violaciones a los derechos humanos y al deterioro del Estado de Derecho y de...

El consultor y analista político, Aníbal Sánchez, hace algunas observaciones sobre cómo fue organizado y distribuido el Registro E...

Organizaciones como Cepaz, Voto Joven y el Observatorio Global de Comunicación y Democracia reiteran que no llaman al voto, pero s...

Las dos polémicas más recientes fueron la renuncia del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, y la posibilidad en días de que ...